¡Las organizaciones médicas prefieren vapear!

Los médicos y profesionales de la salud, todos los días tratan pacientes que están gravemente afectados por el consumo de tabaco. El tabaquismo sigue siendo el problema más grave de salud pública en el mundo.

Las personas fuman por la nicotina, pero mueren a causa de los productos químicos que se producen con la combustión del tabaco. 

Las formas que existen para dejar de fumar, tienen una limitada eficacia y aceptación por parte de la mayoría de las personas que fuman. 

Sin embargo, creemos que hay una solución: el uso de cigarros electrónicos claramente tiene un enorme potencial para ayudar a muchos fumadores a dar la espalda al tabaco. Los peligros de los vapes son considerablemente más bajos que los del tabaco.

Varios estudios científicos y análisis de los componentes del vapor comprueban que su consumo es de un 95 a un 99% más seguro que fumar cigarros de tabaco, en términos de riesgo para la salud a largo plazo.

El cigarro electrónico no “normaliza” el acto de fumar ya que vapear no es fumar.

En muchos países, el aumento en el uso del vape ha ido acompañado de un descenso continuado en las ventas de tabaco y la prevalencia del hábito de fumar.

Por ello, recomendamos a todas las personas que se informen y aprendan más activamente sobre los cigarros electrónicos y cómo estos dispositivos pueden suponer una nueva herramienta de salud pública, también pueden revisar alguna campaña mundial contra las enfermedades relacionadas con el tabaco, principalmente las de Reino Unido.

¡Infórmate y toma decisiones fundamentadas por especialistas de la salud!

Fuente: https://ecigciencia.wordpress.com/